Seguridad en la caza: consejos para novatos

Debido al uso de las armas y a los encuentros un poco imprevisibles que pueden producirse con los animales salvajes, la caza es una actividad deportiva que puede llegar a considerarse de alto riesgo. Y es que la caza no es un juego, un pequeño descuido puede costarnos incluso la vida.

Eso sí, si aplicamos el sentido común, no tiene por qué entrañar ningún peligro. En todas las temporadas de caza se producen incidentes que demuestran una determinada tasa de siniestralidad. Y, en nuestra opinión, muchos de ellos podrían haberse evitado, sobre todo aquellos que están relacionados con imprudencias o descuidos. Con lo cual, es una obligación adoptar las medidas de seguridad necesarias para evitar o reducir los riesgos de tener un accidente.

Por eso, hoy queremos darte algunos consejos de seguridad para cazar, especialmente para aquellos que están empezando. Pequeñas acciones sencillas que pueden salvarte la vida. Y recuerda, no importa cómo de grande sea la presa a la que estés persiguiendo, tu vida siempre es lo primero.

  1. Planifica tus jornadas cinegéticas

La caza es una actividad en la que tenemos que crear un adecuado nivel de seguridad desde el principio. Desde que comenzamos a planear nuestras jornadas. Estamos hablando de que, entre las medidas de precaución que tomes, incluyas el material que sea necesario y que realices un mantenimiento adecuado del mismo. Es importante que guardes tus armas siempre descargadas y en sus fundas correspondientes. Y, en el momento en qe vayas a utilizarlas, tienen que estar en perfectas condiciones.

  1. Salir en condiciones adecuadas para la caza

Es muy importante elegir el momento para salir de caza. Sobra decir que debemos encontrarnos en perfectas condiciones de salud, ya que la caza es una actividad que requiere de una buena condición física. Pero también es fundamental tener en cuenta el clima. Si la visibilidad no es buena o el terreno está impracticable, lo más sensato es que se anule la cacería.

  1. Llevar la ropa adecuada

Es aconsejable llevar topa cómoda y que nos permita ser vistos por el resto de participantes. En este sentido, es recomendable utilizar chalecos reflectantes amarillos. Además, tenemos que tener en cuenta el clima y el tipo de caza que vamos a practicar. La ropa que elijamos tiene que protegernos de los rayos del sol, ser transpirable y resistente al rozamiento con el terreno y la maleza.

Por otro lado, es aconsejable usar el sistema multicapa para conseguir la mayor protección que sea posible con la mayor movilidad y el mínimo peso.  La primera capa de ropa que se ajuste al cuerpo perfectamente; la segunda de varias prendas para crear cámaras que aíslen del frío; y la tercera la que nos protege del viento y del rozamiento con las rocas, la vegetación, etc.

  1. Distribución de los puestos de caza

La distribución de los puestos de caza se tendrá que organizar teniendo en cuenta criterios lógicos de seguridad. Y otro consejo imprescindible es el de calcular los posibles rebotes de las balas, sobre todo cuando nos encontremos próximos a terreno acuosos o pedregosos.

  1. Precauciones para el arma

El uso de armas es el factor más importante y con el que más cuidados debemos tomar. Y es que puede llegar a ser incluso más peligroso que el encuentro con los animales en su medio natural. Para evitar riesgos, es importante recordar que tenemos que llevar el arma descargada durante todo el tiempo en que no estemos esperando lances en los que sea necesario disparar.

Además, cuando nos encontremos en esos intervalos de las cacerías, deberemos llevar el arma apuntando hacia el suelo. Y respetaremos las señales de inicio y final de las cacerías. Fuera del plazo de tiempo en el que se estén llevando a cabo estas, no dispararemos, por ejemplo, para afinar la puntería.

  1. Avisa a alguien se dónde vas a estar

Si vas sólo a cazar, es recomendable que avises a alguien de la zona en la que vas a estar por si tienes un accidente. De esta forma, podrán encontrarte con facilidad y ayudarte a salir ello. Seguramente te sentirás reconfortado si alguien sabe dónde encontrarte.

  1. Lleva un botiquín básico

Un indispensable dentro del equipo de cualquier cazador es el botiquín. Puede ser del mismo tipo que el que usamos en la cocina. Lo importante es que cuente con el material necesario para atender las incidencias sanitarias que puedan surgir. Déjalo en el coche para no cargar peso, pero no olvides llevar en tu mochila unas tiritas, unas vendas y un antiséptico por si acaso. Además, es recomendable llevar una dosis extra por si alguien del equipo lo necesita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *