Calibres para la caza de venados y gamos: ¿cuáles son los mejores?

El venado es la especie venatoria por excelencia que se caza en múltiples modalidades: en la típica montería en la que se convierte en la especie reina, a rececho, en batidas o la muy específica berrea. Desde las dehesas ocupadas por agarres y rehalas, hasta los bosques cerrados, a boca de otoño, cuando el ejemplar está buscando a su corte entre una brama que le delata y paseando por sus zonas de querencia, esperándolo al amanecer o al atardecer, escondiéndose, acercándose, tratando de encontrar al macho escogido, bien selectivo o de gran trofeo… hay gustos para todos.

Para el cazador que busca los mejores trofeos, lo más recomendable es el rececho o la berrea, donde podrás elegir la cabeza que cumple sus expectativas. Pero para el que antepone el lance, la adrenalina y las numerosas ocasiones a las medidas, no cabe duda de que lo mejor es la montería, donde se lo pasará en grande con esta modalidad tradicional y centenaria. Pero también son populares los descastes o batidas de hembras, aunque es cierto que por la ausencia de trofeo tienen menos interés.

Las mejores armas y municiones para la caza del venado

Prácticamente todos los sistemas  actuales de repetición pueden usarse en la caza del venado. El rifle de cerrojo es la opción más versátil a grandes rasgos, pero si se trata de batidas o monterías, podemos usar el resto de sistemas sin problema. Por ejemplo, los rifles semiautomáticos proporcionan una cadencia de tiro demoledora por la rapidísima sucesión de sus disparos.

Pero también los apreciados yuxtapuestos, express o superpuestos, el mejor arma para monterías y ganchos en sitios espesos, con calibres casi exclusivos para estas labores, como el 8 x 57 JSR o el 9’3 x 74R.

En la munición, la oferta es también muy amplia. Tradicionalmente, los fabricantes de armas para la caza de tamaño medio, de hasta 200 kg, donde se encuadrarían el venado y el gamo, han ofrecido sus rifles en los muy habituales .270 Winchester, .30-06, 7 milímetros, .300 Winchester Magnum, etc.

El cazador que quiera aprovechar su 243 Winchester con puntas en torno a 80 a 100 grains puede embarcarse en un rececho de venado con ciertas garantías de éxito.

El .270 Winchester, con proyectiles de 130, 140 y 150 grains, es bastante común en este tipo de jornadas, pero también otros no-magnum en su línea, como el 7mm-08 Remington, o el 7×57 Mauser (antiguo .275 Rigby), o también el .308 Winchester con puntas más pesadas, de 140 a 180 grains, son calibres muy eficaces, capaces de ofrecer mucho en armas ligeras y de tamaño contenido.

No obstante, el 30-06 es aún más potente, uno de los calibres con una mayor variedad de tipos y pesos de balas, desde 55 a 220 grains, permitiendo abatir los más grandes venados centroeuropeos.

En el grupo de los que podríamos denominar como “super-medios”, de 7 milímetros, encontramos desde el 7 mm Remington Magnum de siempre, a los 7 mm WSM, el 7 mm RUM, el 7 mm Weatherby Magnum, etc.

Y en los “super-medios” de 7’62 mm, los distintos .300, como el .300 Winchester magnum, .300 WSM, .300 Weatherby Magnum o .30 R Blaser, que, con puntas de 150 a 220 grains, están diseñados para aportar contundencia en cualquier circunstancia que lo requiera.

De  los 8 mm en adelante, hasta los 9’3 milímetros, el abanico sigue aumentando. Desde el 8 x 57 JRS, con puntas partiendo de los 123 grains, 8 x 57 JS, 8 mm Remington Magnum, 8 x 68 S, un tradicional calibre “all-around” alemán, .338 Winchester Magnum, .35 Whelen o 9,3 x 62, este último un calibre que ha sobresalido siempre tanto en tierras africanas como en nuestros campos, o el 9,3 x 74R que tantos express recamaran.

Son muchos los que recomiendan que para el venado, por la blandura de su piel y por sus características físicas, no son necesarias las puntas expansivas “duras” de actualmente, como las Barnes XBullet, Swift-A-Frame o Winchester Fail Safe, prefiriendo las más “blandas”, de expansión más rápida, como las clásicas puntas blandas, Nosler Ballistic Tip, Winchester Soft Point, etc.

No obstante, una Nosler Partition es una buena opción para aquellos que busquen penetración y buena expansión, o la Swift Scirocco, casi diseñada a posta para el 7 mm Remington Magnum, que ofrece trayectoria perfecta, buena expansión y contundencia.

¿Cuál es el mejor sitio para el disparo al venado?

El venado es un animal esbelto y de piel fina que presenta un esqueleto resistente y muy preparado para la carrera. Como cualquier animal de caza, las opciones sensibles son el cerebro y la médula espinal, la zona de los pulmones y el área del hombro-corazón. No obstante, es recomendable evitar el cerebro cuando estamos buscando el trofeo para evitar arruinarlo. En cualquier caso estos son los puntos más inmediatos, pero también son puntos interesantes las zonas hepática y renal, que generalmente no suelen ser elegidos como primera opción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *